Unánime acompañamiento para los avales a la Empresa INVAP

“Es nuestro aporte como estado para que invap siga creciendo”, fue la forma en que el presidente del Bloque de Juntos Somos Río Negro definió la autorización que le dio la Legislatura a la empresa INVAP de ampliar sus avales y garantías bancarias, una operación que, por tratarse de una empresa pública rionegrina, debía contar con una autorización mediante mayoría especial de dos tercios.

El proyecto ingresó al recinto previo una explicación del Gerente General de la empresa, Héctor Otheguy, sobre la oportunidad que se abre a partir de competir en Holanda para la construcción de un reactor de baja potencia ante las empresas más prestigiosas del rubro.

Por su parte, la legisladora y miembro informante, Arabela Carreras, acentuó el carácter de esta política virtuosa porque “es un ejemplo de cómo este gobierno reconoce el significado de contar con una empresa de esta magnitud”. En este sentido, señaló que es evidente la potencialidad que tiene nuestro país para romper las barreras del subdesarrollo, dado que somos capaces de combinar el capital económico y empresarial, lo que producen las universidades en materia de investigación junto con la inversión del Estado. Todos estos aspectos tienen implicancias concretas en la población, por eso “nosotros queremos hacer este despegue en contextos democráticos y redefinir nuestra economía”, aseveró la parlamentaria.

INVAP ha desarrollado un sistema de calidad que les permite ejecutar proyectos complejos e innovadores, condiciones claves para reproducir este modelo en otras regiones, “tal es el caso del Parque Tecnológico Industrial”, mencionó Carreras.

Tras el voto positivo y unánime de la Cámara para otorgar el permiso para elevar a 100 millones de dólares las garantía y avales a la empresa, el titular de la bancada oficialista, Alejandro Palmieri declaró: “Que el INVAP haya trascendido, en sus 41 años, a los diferentes vaivenes políticos, representa un ejemplo de cómo se puede avanzar cuando se analizan las situaciones y los desafíos con una mirada amplia, por encima de las coyunturas políticas y los chispazos electorales”; esta empresa no recibe aportes ni subsidio estatales. Su misión reza: “vivimos de lo que vendemos” y su Estatuto establece como principal objeto “actividades que generen puestos genuinos de trabajo en el país”, y bajo estos destacables principios y con ese espíritu creció.

Lo cierto es que la empresa ya está otra vez en competencia, luego que en el año 2009 se postergara en Holanda este proyecto, que implica un contrato cercano a los 450 millones de dólares. Esto gracias a que le autorizaron “incrementar el monto de avales o garantías de operaciones de crédito a tomar por parte de INVAP con instituciones financieras oficiales o privadas del país o del exterior”.