Rechazo a la modificación en el Régimen de Asignaciones Familiares y solicitud de revisión de la medida

El bloque de Legisladores de Juntos Somos Rio Negro, manifiesta su profunda preocupación y rechazo al decreto del Poder Ejecutivo Nacional (PEN) N° 702/18, por el cual se elevó el piso y se bajó el techo para el cobro de las Asignaciones Familiares, y que además elimina los beneficios por “zona” que hasta ahora regían para las provincias patagónicas -y en algunas provincias del norte argentino-, lo que perjudicará los derechos adquiridos de más de 100 mil chicos de estas regiones, como los que habitan en nuestra provincia.

Esta iniciativa, que pretender unificar y equiparar el valor de las asignaciones familiares en todo el país, significará que las personas habitantes de las zonas en las que se percibían beneficios especiales pasarán a cobrar menos de la mitad. En algunos casos esto representará hasta 75 % menos en cada asignación de forma mensual, lo que se agrava por la eliminación de la ayuda escolar anual diferencial.

Con ésta decisión, se vulnera el concepto de “zona desfavorable” y con ello se afecta también la promoción del desarrollo poblacional de las regiones afectadas.

Es evidente que desde la mirada centralista que inspira a este Decreto, es lo mismo vivir en el barrio de Palermo que en la Meseta de Somuncura, ignorando literalmente la realidad de nuestras provincias, donde vivir cuesta mucho más. Pero además significa un desconociendo absoluto de la desigual densidad poblacional (en Río Negro por ejemplo habitan en promedio 0,7 personas por kilómetro cuadrado).

Queremos dejar en claro que “igualdad”, no es lo mismo que “equidad”, porque bajo el significado de la primera se considera a todas las personas en igual situación, mientras que un régimen equitativo -como el que ahora se deja sin efecto-, daba a las personas lo que por mérito o condición de Patagónicos les correspondía.

Con la sanción de este Decreto se ha cometido una terrible injusticia, especialmente en perjuicio de quienes menos tienen, castigando a quienes más les cuesta sobrellevar la crisis.

Por este motivo, desde nuestro bloque pedimos la urgente revisión de esta medida, porque sabemos que a ningún patagónico incluido en el régimen de asignaciones familiares le sobra nada a fin de mes. Por eso, no queremos que ahora además le falten los recursos indispensables para una subsistencia digna.